Manejando objeciones

Narconon Mexico

La mayoría de las familias entran en una intervención sabiendo que habrá objeciones, pero sin un plan real sobre cómo manejarlas. La clave está en la palabra “plan”.

Un adicto se opondrá, así que planee manejar las objeciones. ¿Cuales serán? ¿Qué objeciones específicas surgirán en el adicto? Probablemente podría nombrar algunas de ellas en este momento. Entonces la pregunta es, ¿cómo los manejas? No es tan difícil como crees.

Como un intervencionista, las objeciones son clave. Si no sabe cuáles serán las objeciones de su adicto, esa es una cosa, pero la mayoría de las familias, dada la oportunidad, pueden enumerarlas una a una. La solución es planear una respuesta, uno por uno.

¿Qué hay de mi novia? ¿Qué hay de mis mascotas? ¿Qué hay de mi apartamento? ¿Qué hay de mi trabajo? Estas son solo algunas de las objeciones más comunes que encuentro. Entrar en una intervención sin ideas o un plan sobre cómo responder a tales objeciones es lo mismo que intervenir en una intervención sin ningún plan. Esta es la razón por la planificación es tan importante.

Si su adicto va a oponerse debido a su trabajo, entonces debe tener una respuesta en mente. Cuando se trata de trabajos o matriculación en la escuela, el hecho es que esas cosas se manejarán mucho más efectivamente una vez que su adicto esté en buena forma de nuevo.

Por ejemplo, ahora podría darle a su adicto una oficina en la esquina y una beca a la mejor escuela del país, pero debido a su condición actual, nada de eso importará. Trabajo y la escuela se arremolinarán en el mismo baño como el resto de su vida. Pero si su base operativa es reparada y restaurada, cualquier oportunidad educativa o de empleo puede tener esperanza.

Así que tómese el tiempo para planear estas cosas. Haga una lista de cada objeción que pueda pensar, luego tómese el tiempo para planificar una respuesta racional. Esta es solo una de las formas en que puede asegurarse de que su intervención tenga éxito.

Traducido por: Hazel

AUTOR

Steve

Steve creció en Berkeley, California. Allí, estuvo expuesto al consumo de drogas cuando todavía estaba en la escuela primaria. Durante las siguientes dos décadas, su familia intentó muchas veces ayudar a Steve, pero no fue hasta 2001 cuando le presentaron a Narconon que se recuperó de forma permanente. Dos semanas después de graduarse, Steve hizo su primera intervención. Le dijeron que la situación era casi imposible. Dos días después, Steve condujo al adicto a las puertas de Narconon. Desde ese día, Steve ha ayudado a cientos de familias a ayudar a quienes aman. (www.stevebruno.com)

NARCONON MÉXICO

EDUCACIÓN Y REHABILITACIÓN DE DROGAS