Marihuana, una trampa invisible de la despenalización

Marihuana

La marihuana, también conocida como mota, weed, maría juana, entre otros nombres, es una mezcla de plantas y flores secas y trituradas de la cannabis de sexo femenino. 

Se han encontrado tres tipos de cannabis:

  • Sativa: demora de 10 a 15 semanas en madurar. Tiene alto contenido de Tetrahidrocannabinol (THC) y su consumo altera el sistema nervioso central produciendo una sensación estimulante o vigorizante.
  • Indica: demora de 6 a 8 semanas en madurar. Tiene alto contenido de THC, su consumo altera el sistema nervioso central y produce una sensación de relajación.
  • Rudelaris: es de tipo silvestre y crece en lugares muy agrestes. Su consumo se asocia más con la parte medicinal por su bajo contenido de THC y alto de Cannabidiol (CBD).

El THC y el CBD se asemejan a los cannabinoides por el efecto que producen en el sistema nervioso central. Los cannabinoides son todas aquellas substancias químicas, independientemente de su origen o estructura que se enlazan a los receptores del cuerpo y el cerebro, produciendo efectos estimulantes o relajantes.

Formas más comunes de consumo de la marihuana:

  • Fumada con cigarrillos y pipas que pueden ser sólo de marihuana o combinados con tabaco.
  • Mezclada con comida como en brownies, galletas o dulces.
  • Hachís, varía ligeramente y ésta se obtiene del contorno de la planta o la resina pura, es más fuerte que la marihuana porque contiene una mayor cantidad de THC. Se consume fumada con pipas especiales para ello.
  • Otras formas de consumo son: bebida, inhalada y vapeada.
Otras formas de consumir marihuana

A pesar de que de manera mediática y en la sociedad en general, se ha disminuido la percepción de los riesgos en el consumo, éstos siguen existiendo y dependerá de la edad de inicio y temporalidad.

Posibles efectos por intoxicación de THC (la substancia psicoactiva de la marihuana) en el corto plazo son:

  • Altera el Sistema Nervioso Central, implicando que los sentidos se acentúan o disminuyen.
  • Cambio en la coordinación motora y disminución en el tiempo de reacción, implicando un riesgo potencial de sufrir accidentes.
  • Dificultad para concentrarse, pensar y resolver problemas.
  • Estado de ánimo alterado, implicando un bajo control de impulsos como euforia o desinhibición.
  • Juicio alterado como alucinaciones y/o paranoia.
  • Problemas respiratorios.
  • Aumento del apetito.
  • Boca seca.
  • Taquicardia, implicando un riesgo cardiovascular que aumenta si se combina con otro tipo de substancias como el alcohol.
  • Otro tipo de efectos colaterales pueden ser embarazos no deseados y/o enfermedades por contacto sexual.

Posibles riesgo del consumo de THC en el largo plazo, los mismos que dependerán de la edad inicio de consumo y la temporalidad:

  • Adicción.
  • Deserción escolar o pérdida del empleo por la falta de concentración o dificultad en las habilidades cognitivas.
  • Posible daño al feto en una mujer embarazada que consume.
  • Puede ser la droga de inicio para otro tipo de substancias catalogadas como drogas duras (cocaína, cristal, heroína, crack).
  • Dificultad en las habilidades sociales, estableciendo relaciones disfuncionales con la familia, pareja, amigos o compañeros de trabajo o escuela.

Con relación a las cifras del consumo de marihuana en nuestros país, estas han tenido una marcada tendencia a la alza, así como que ha disminuido la edad en la que comienza el consumo.

De conformidad con cifras reportadas por la Comisión Nacional contra las Adicciones (CONADIC), en el año 2000 el consumo de marihuana se reportó en un 2.5% entre las personas mayores de 15 años, para el 2011 era de cerca del 6% y para el 2016 del 10%.

Para el mismo periodo, la CONADIC reportó un disminución en el consumo de tabaco pasando del 25% en el año 2000 a cerca del 15% en el 2016. Existen algunas teorías de que este comportamiento se debe a las diversas campañas de prevención sobre los riesgos asociados al consumo de esta substancia, sin que hasta la fecha se haya demostrado de manera científica.

Asimismo, de conformidad con cifras reportadas por la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco (ENCODAT) para el periodo de los años 2016 y 2017, se reportó que la preferencia por la marihuana estaba por encima de la cocaína, los inhalables, así como otros tipos de alucinógenos y metanfetaminas.

Con relación a la edad de inicio de consumo, la ENCODAT arrojó cifras de que se ha duplicado el consumo en adolescentes y jóvenes de 12 a 17 años, pasando del 2.4% en el 2011 a 5.3% en el 2017. En este mismo sentido, el número de adolescentes que ha probado algún tipo de droga por primera vez se ha multiplicado por cuatro desde el 2002 a la fecha.

De conformidad a lo detectado por el Centro de Integración Juvenil (CIJ) de Querétaro para el segundo semestre de 2018, se destaca que la droga ilícita que se reporta con mayor frecuencia para la solicitud de procesos de rehabilitación es la marihuana con un 85%, seguido por la cocaína y las metanfetaminas.  

adolescente consumiendo marihuana

En este mismo sentido, el CIJ reportó para el mismo periodo, los grupos de edad de inicio del consumo de drogas ilícitas en la entidad fueron: 

  • 10 a 14 años (39.4%),
  • 15 a 19 años (41.3%),
  • 20 a 24 años (11.0%)
  • y 25 a 29 (1.8%).

Con respecto al tema de la legalización o despenalización de consumo en una forma recreativa o lúdica, en el 2009 hubo una reforma a la Ley General de Salud donde se permite la portación de hasta 5 gramos de marihuana, sin que se haya establecido las formas de producción o distribución, pero prohibiendo su consumo en la vía pública.

En 2016 el Senado de la República aprobó una Iniciativa de Ley para despenalizar la producción y comercialización de la planta con fines medicinales, que fue aprobada en el 2017 por la Cámara de Diputados. Sin embargo, se han realzado diversos intentos para legalizar la marihuana con fines recreativos. Sin embargo, el Gobierno Federal no ha puesto reglas claras para ello, dejando como legal solo la portación de un pequeño gramaje.

La marihuana se puede apreciar como una trampa invisible que puede dejar, como secuelas a largo plazo, una sociedad con pocos recursos para la toma de decisiones de manera eficiente. De manera paulatina se han minimizado los riesgos que produce esta substancia, de hecho, le han adjudicado beneficios como que es natural o que tiene menos efectos colaterales que el tabaco.

Antes de que como sociedad pensemos en una despenalización, se deberían realizar diversas campañas masivas de prevención sobre lo que implica el consumo de una substancia que altera el cuerpo y el cerebro y de cómo afecta el consumo a edades tempranas, haciendo énfasis en el rendimiento escolar, laboral y afectivo.

La marihuana no es un chiste y puede abrir las puertas al mundo de las adicciones.


En Narconon México trabajamos para ayudar a las personas en su proceso de rehabilitación de drogas y alcohol, a través de tecnología diferenciada como la desintoxicación.

AUTOR
PG

Paola Garabito

NARCONON MÉXICO

EDUCACIÓN Y REHABILITACIÓN DE DROGAS