La prevención, el arma más poderosa contra las adicciones

prevencion

Hablarle a los adolescentes acerca de las adicciones es una herramienta que funciona. Sin embargo, los esfuerzos que hacen los gobiernos a través de las diferentes instituciones que existen para prevenir estas situaciones, han sido insuficientes puesto que las estadísticas marcan que el consumo va en aumento.

¿Cuál será la razón por la cuál suceda este fenómeno?

Los jóvenes saben que las drogas son malas, lo ven en los distintos medios de comunicación, en las escuelas les hablan sobre ello y en algunos casos, lo han observado de cerca con un familiar o amigo cercano. Y a pesar de toda esta información, deciden experimentar.

En mi experiencia esto ocurre porque las drogas se satanizan y pensamos que, haciendo una campaña de miedo, los adolescentes comprenderán el peligro y se alejarán. Desafortunadamente esto no sucede con la frecuencia con la que esperamos. Cuando un joven decide probar drogas, el beneficio que experimenta es tal, que le hace pensar que le mentimos y que sólo se buscamos controlar su vida y sus decisiones.

Los jóvenes ahora son más audaces, la modernidad de la vida los está empujando a experimentar cada vez más cosas. Ellos mismos se desafían con retos que ponen en riesgo su vida y lo hacen sin analizar las consecuencias. Quizá este comportamiento obedezca a una forma de vida en que la perseverancia no existe porque todo lo quieren de una manera inmediata.

Bajo este contexto las drogas forman parte de los retos, por ejemplo, buscan ver quién aguanta más bebiendo, quién puede inhalar por más tiempo una fumada de marihuana o quién puede mezclar las tachas con ácidos para “volar más alto”. Estas situaciones pasan a diario y es muy preocupante porque cada vez es más difícil ayudar a los jóvenes a que salgan de las adicciones.

Es muy triste ver como un joven con todo un mundo por delante, termina con las facultades elementales afectadas y nunca vuelva a ser él mismo, como consecuencia de sus decisiones al experimentar con drogas y alcohol. Con un adecuado proceso de rehabilitación las personas pueden mejorar su condición de adicción, sin embargo, cada vez es más frecuente la presencia de recaídas y estas suelen ser más fuertes.

“Por eso es muy importante que la prevención sea nuestra herramienta básica y que todos participemos para lograr cambios positivos en la toma de decisiones de los jóvenes”.

prevencion

A lo largo de 23 años de experiencia he observado que las campañas de prevención más efectivas son aquellas que informan de manera veraz, adicionando el beneficio encubierto que los efectos de las drogas les traerá. Es decir, una droga es una especie de espejismo que los ayudará a manejar la causa oculta que no quieren confrontar, pero que invariablemente este consumo trae consigo una factura muy alta por pagar.

“Hago un especial hincapié porque mi deseo es ayudar a crear conciencia, a través de la prevención por ser la mejor arma contra las adicciones”.

En términos generales todas las drogas son un veneno de distintos tipos, unos más poderosos que otros y como común denominador todos al final matan. Las drogas son así, algunas pueden ser mortales desde el principio y otras poco a poco van acabando con la vida de una persona, teniendo como común denominador una existencia infeliz, tanto para el consumidor como para quienes lo rodean.

Por ello es importante inculcar a los adolescentes valores intrínsecos como la integridad y la ética. Estos preceptos son atemporales y de una utilidad tan valiosa como para preservar a toda una especie, bajo un escenario tan degradado donde los derechos humanos de los jóvenes pueden estar violentados y, por ende, la toma de decisiones no sea tan racional.

Una buena vía para fomentar la autoestima en los niños y jóvenes, así como estos valores intrínsecos de los que hablamos, es a través de una adecuada comunicación familiar. La formación de los hijos tiene que ver con el compromiso y la aceptación de este rol. No basta con la provisión de alimentación y el vestido porque cuando uno decide ser padre o madre, debe comprender que se está emprendiendo una función vital para el desarrollo de la sociedad al formar a un ser humano.

Por lo general, en una situación de adicción de un joven, existe detrás una educación laxa donde se confunden los límites permitidos, y por ello, no existe una buena comprensión de los valores intrínsecos como la integridad y la ética.

Es muy importante que la enseñanza en casa venga con abundante información acerca de lo que está mal y lo que está bien. Es fácil distinguir estas situaciones desde el punto de vista de que lo que está mal, invariablemente afectará a muchas áreas de su vida y viceversa. También será necesario que los jóvenes aprendan a asumir las consecuencias de sus actos al tomar responsabilidad por ellos. Nuestro deber como padres es saber que nuestro comportamiento impacta a nuestros hijos, es decir, inculcar con el ejemplo es parte de la buena formación.

“Yo no puedo pedir a mi hijo que no diga mentiras o que sea honesto, si acepto un cambio extra por un error de la persona encargada de la caja al ir al supermercado. Estas pequeñas acciones cuentan y sobre todo forman a nuestros hijos”.

Actualmente, las personas que devuelven una cartera o un celular extraviado se conviertes en héroes, no obstante, estas acciones deberían ser la normalidad y no eventos extraordinarios que celebrar.

La educación basada en valores intrínsecos como la integridad, la honestidad, la tolerancia, el respeto, la cortesía y la consideración representan el pilar fundamental para promover la autoestima en nuestros hijos. Autoestima, entendida como una fortaleza que contribuirá a la toma de decisiones correctas, encaminadas a generar supervivencia y bienestar. En consecuencia, se podría lograr una sociedad libre de adicciones.

El Programa Narconon tiene la misión de ayudar a las personas a mejorar las consecuencias físicas y mentales derivadas de las adicciones a las drogas y al alcohol. El énfasis está en recuperar el amor propio, así como fortalecer los valores y características de comportamiento que contribuyan al desarrollo de seres valiosos para sí mismos y para la sociedad.

Marisela Solorzano, 
Delegada del Director Ejecutivo para Entrega en Narconon México*.



*Especialista en Ética, Diplomada en Adicciones por la Secretaría de Salud del Estado de Querétaro, Especialista en Retirada de Drogas, Supervisora de Cursos de Mejoramiento Personal, Conferencista en Prevención de Adicciones y Temas de Superación Personal. Cuenta con 23 años de experiencia en temas relacionados a las adicciones a las drogas y al alcohol.


AUTOR

Marisela Solorzano

Experta en adicciones y conferencista con más de 20 años de experiencia colaborando con Narconon México

NARCONON MÉXICO

EDUCACIÓN Y REHABILITACIÓN DE DROGAS